Soy… (el entrevistado se presenta como quiere)
Soy un tipo curioso que tiene el privilegio de trabajar —cuando lo dejan— en lo que le gusta. Soy un remix, un cover de mi mismo y de decenas de personas que escuché, leí o vi sus obras, algunos estarán leyendo esto.

Los viajes fueron mi segunda educación, sobre todo las mochileadas, trabajar en otros países muy joven y cada día vivir algo nuevo son experiencias iniciáticas, y esa mezcla de barrio (mi infancia) y mundo me resulta cómoda ya que no pierdo contacto con un amplio espectro de posibilidades culturales.

El comenzar muy chico a diseñar me dio una mirada calma a mi mediana edad. El contacto con escritores emblemáticos ya en los 80´s y el mundo editorial de aquí y España fue un privilegio. La docencia, también temprana, me hizo crecer y sintetizar saberes y experiencias, he aprendido de alumnos y docentes.

1-Abuelas

1-GOLPE

Afiches de convocatoria colectiva, y por invitación a los 25 años de las Abuelas donde busqué despojar al máximo la pieza, llegar al hueso sin panfletos ni obviedades (hasta la tipografía es por por omisión), aún le falta quitar alguna capa semántica que desconozco. C.C. Recoleta.

 

¿Cuál fue tu primer acercamiento al diseño gráfico?
Comencé por la pintura, pero me doy cuenta que de chico ya tenía noción de sistemas, hacía siempre tarjetas familiares y tapas de casetes a los 13 años. Luego todo se fue dando y sin darme cuenta ya estaba pintando y haciendo tapas de libros para Barcelona y América Latina. Tuve mucha suerte.

2--casetes

Tapas de casetes caseras y tablero de la era pre Mac.

 

¿Cómo llegaste al lugar donde estás actualmente?
No sé bien a dónde he llegado, a veces me honra el respeto de algunos colegas, he pasado por muchos trabajos, unos 3000 libros, he diseñado oficinas y casas junto a arquitectos, un barco en Tasmania, marcas, señalética, hasta videos y me he metido con las músicas y las palabras.

No me he sacrificado, mucha gente me ha ayudado, quise siempre estudiar y me pasaron a la docencia directo. Esto ordenó mis caóticas ideas.

Me siento contento, fui un insolente, propio de la juventud y la inocencia, y ahora lo reivindico. Cuando comencé a diseñar reinaba en general una escuela digamos suiza, con excelentes diseñadores y el Di Tella como experiencia única e irrepetible, también algunos colegas que hacían mas lobby que diseño. Recién había terminado la dictadura y eran pocos los que tomaban riesgos.

Yo había visto in situ el diseño polaco, y el Grapus francés, y me enganché en algo más gestual y conceptual.

Ya por el ’91 recuerdo que hablaba de la trituradora darwiniana —que llegó nomás— y exponía hisopos de virulana marca Oíd mortales en el Centro Cultural de España (Antes ICI) y algo parecido a caligrafías o fideos gráficos.

Me costó mucho hacerme espacio.

3-Francisco

Isotipo buque Francisco, Buquebús, y gráfica exterior del mismo. Buque de 100 m. de largo.

 

¿Cómo es su día de trabajo habitual?
Mis rutinas han cambiado, al principio trabajaba por la tarde en una editorial y los miércoles pintaba, pero me costaba y me independicé. Luego me imponía con lo que tenía a mano en el tablero hacer tapas a los casetes en 5 minutos, y sin darme cuenta incorporaba recursos por la limitación, y luego diseñaba. Al armar mi Estudio con compañeros de trabajo ya era más ordenado, siempre luego del mediodía, pero fui vago.

La llegada de la Mac cambió el ritmo. Luego por cuestiones de salud pasé el Estudio a mi casa, desastre de horarios, si me apasionaba trabajaba de las 14 hs. a las 8 am. del otro día. Terminé internado. Ahora a eso de las 13.30 comienzo a ver mails y a dar vueltas o a escuchar música, luego entro en ritmo –mis colaboradores son externos– y a las 20.30, 21 hs. termino.

4-Borges1

4-Borges4

4-Borges3

Interior libro: Borges, Postales de una biografía.


¿Qué limitaciones encontrás a la hora de diseñar?

No manejar más que dos programas de diseño, el tener o no clientes interesantes, no hacer automarketing, lo demás sucede armoniosamente.

5-Equipajes

Señalética terminal Pto. Madero de Buquebús. Partimos de la obra del pintor uruguayo Torres García. Concepto: unir las dos orillas. Por sugerencia (casi reto) del amigo América Sánchez: volver a los pinceles.

 

Autopregunta (el entrevistado se hace una pregunta y la responde)
¿Cómo ve el panorama del diseño actual?
Estoy un poco distante. Creo que nuestra profesión fue mutando y diversificándose, como el mundo.

Algunos estudios están muy vinculados al marketing, al branding, o a las tendencias, y ya no es lo mismo. Venden promesas y hay muchas más palabras que antes. Es el diseñador empresario, otra profesión, ni mejor ni peor. Por suerte –para mi gusto- hay emprendimientos independientes muy interesantes, colectivos de diseño, diseñadores de cepa, sobre todo los que están vinculados a la cultura, y grandes estudios que han sabido sortear obstáculos y siguen corriendo riesgos. No hay buen diseño sin riesgo.

6-Tapas

Tapas de libros de diferentes épocas. Obras completas de Sherlock Holmes.

 

¿Qué considerás que debería hacer una asociación profesional de diseñadores gráficos? ¿Qué te gustaría que hiciera por vos?
Es indispensable que exista, que rompa el aislamiento entre nosotros, y ayude no ver a los diseñadores sólo como bufones del rey, sino a mostrar todo el rico espectro.

Debe aglutinar a los colegas, generar concursos para los más jóvenes, ofrecer conferencias, difundir el diseño y asesorar sobre honorarios. ¡Ah! y llamar a diseñadores para entrevistas.

Iso. Compañía Social Equidad. Centros comunitarios de internet. Reciclado de computadoras.

 

Imagen para el libro colectivo de Rapa Carballo Antifichus, sobre la argentinidad.

/ / /

Sergio Manela es Profesor Titular (I) de Diseño Gráfico Editorial en la FADU-UBA desde 1991, y antes docente y adjunto en la Cátedra Saavedra desde la creación de la carrera.

Fue jurado en numerosos concursos, y dio conferencias por todo el país.

www.sergiomanela.com

www.catedramanela.com