Soy… (el entrevistado se presenta como quiere)
Soy Andrea Gergich, diseñadora gráfica graduada en la FADU-UBA, docente, investigadora, y eterna estudiante del diseño, un campo que me parece apasionante, desde la práctica y también desde la construcción teórica. Por eso después de dedicarme muchos años a la docencia y la gestión académica, y graduarme como magister en Diseño Comunicacional, comencé a interesarme en la investigación de la historia del diseño, especialmente del diseño local, lo que actualmente ocupa mi mayor interés.

¿Cuál fue tu primer acercamiento al diseño gráfico?
Cuando terminé el secundario la carrera de Diseño Gráfico era una de las nuevas opciones en el mapa universitario, era de las carreras de “moda” (¡fui de la segunda camada de la carrera en la UBA!). Pero más allá de la novedad, me interesó que combinaba mis dos intereses: lo visual (y por eso mi primera opción de estudios había sido Bellas Artes), y el estudio teórico, la especulación conceptual. Creo que eso fue lo que me atrapó del diseño, no era simplemente “hacer dibujitos”, sino poner en juego el análisis intelectual, el pensamiento crítico, la sensibilidad estética, y todo eso articulado en una pieza visual… más no podía pedir.

¿Cómo llegaste al lugar donde estás actualmente?
Fue un largo camino… Lo curioso es ver, ahora en retrospectiva, que siempre estuve ligada a la universidad y la educación, como diseñadora y como docente. De hecho mi primer trabajo formal como diseñadora gráfica fue en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, en la Secretaría de Extensión Universitaria, para pasar después a la Secretaría de Publicaciones. Paralelamente empecé mi carrera docente en FADU, en la querida cátedra Forbes de Morfología, y también en la cátedra Morón de Diseño Gráfico. A través de Lili Forbes llegué a la Fundación Gutenberg para dar clases de Morfología en la carrera de Diseño Gráfico, que recién comenzaba.

Esos fueron mis primeros pasos como docente, y en un principio pensé que esa tarea iba a ser algo temporal, pero… me fui entusiasmando con el proyecto de Gutenberg, donde estaba todo por hacer, y así fue como un plan que comenzó como una experiencia breve, se transformó en mi dedicación principal por más de… ¡25 años! En ese tiempo trabajé intensamente en muchos proyectos institucionales, pero centralmente consolidando las carreras de Nivel Superior: la carrera de Producción Gráfica y mi preferida, la carrera de Diseño Gráfico. En los últimos años, más allá de mi trabajo como directora de estudios me dediqué a la investigación y a desarrollar actividades de extensión, como las Jornadas de Nivel Superior (que en 2017 cumplieron 10 años), el Ciclo El libro en Escena, la Noche de los Museos Gutenberg… entre tantas otras actividades.

Hoy estoy comenzando una nueva etapa. Por un lado, consolidando mi participación en la Universidad Nacional de Lanús, donde coordino el Equipo de Diseño y Comunicación del Campus Virtual UNLa, un proyecto super interesante de incorporación de las tecnologías digitales a la educación superior. Y como docente me sumé a la nueva Licenciatura en Diseño de la Universidad Torcuato Di Tella en un proyecto más qué estimulante, la materia Forma e Imagen. También sigo con mis clases de Historia de la Comunicación Visual en la FADU, y en este momento a punto de comenzar una experiencia docente en posgrado, en mi querida maestría DiCom. En cuanto a investigación, participo en el Programa de Cultura Gráfica del IDAES-Universidad Nacional de San Martín, como investigadora y doctoranda en Historia.

¿Cómo es tu día de trabajo habitual?
Tengo distintos días laborales, según sean días de clases o de diseño. Cuando doy clases reparto el día en el dictado de la materia, las planificaciones y las correcciones. De eso lo más lindo es el contacto con los estudiantes, son los que realmente te dan un cable a tierra y te retroalimentan las ganas y el entusiasmo por la profesión. Los días de trabajo como diseñadora también son variables, si me toca ir a la UNLa, trabajo en equipo con compañeros docentes y asesores didácticos, además de otras diseñadoras, en un trabajo colaborativo muy interesante. Cuando investigo… es un placer encontrarme con materiales, personajes e historias que no dejan de sorprenderme.

 

¿Qué limitaciones encontrás a la hora de diseñar?
En el contexto de nuestro país, todavía encuentro una resistencia y falta de valoración de nuestro trabajo, que persiste a pesar de los años de trabajo sostenido para instalar la profesión, desde distintos ámbitos (la universidad, los programas de promoción, etc.). Creo que falta una real comprensión del impacto y la importancia estratégica del diseño para la economía, la producción, y no simplemente como un agregado necesario en algún momento -no central- de la cadena de valor.

Autopregunta (el entrevistado se hace una pregunta y la responde)
¿Qué proyección hacés de la profesión, cómo la ves en unos años?
Esta pregunta me interesa porque es inquietante y motivante a la vez…, y creo que tiene que ver profundamente con nuestra profesión, que siempre es una apuesta al futuro. Creo que la proyección, más allá de los avatares tecnológicos, tendrá que ver con una profunda comprensión de las necesidades sociales, culturales y económicas que están en un gran proceso de transformación. El diseño podrá acompañar estos procesos si plantea una mirada realmente innovadora, incluso desde la propia concepción de la profesión. De ese modo será capaz de transformar los nuevos escenarios en objetos, situaciones y relaciones de valor, con real impacto social.

¿Qué considerás que debería hacer una asociación profesional de diseñadores gráficos? ¿Qué te gustaría que hiciera por vos?
Me parece que una asociación profesional de diseñadores tiene la responsabilidad de promover las buenas prácticas, y fomentar e instalar la profesión, para favorecer la valoración y jerarquización de nuestro trabajo. Más allá de realizar actividades de capacitación y actualización, que también me parecen importantes, creo que centralmente tiene que ser un referente para los propios profesionales y un puente entre ellos y los demandantes de diseño.

 

///

Andrea Gergich es socia de la UDGBA.
Docente Investigadora FADU-UBA / UNSAM (San Martín) / UNLa (Lanús) y Coordinadora del Equipo de Diseño del Campus Virtual de la Universidad Nacional de Lanús.